Carriles bici Diputación de Granada 2020 o cómo fastidiar a los ciclistas con 4 millones de euros de los fondos europeos FEDER

La Diputación de Granada ha anunciado que, durante 2020, va a construir 4 tramos de carril bici en diferentes carreteras del área metropolitana. Todo ello, con un coste de cerca de 4 millones de euros cofinanciados mediante los Proyectos singulares de economía baja en carbono de los fondos europeos FEDER para 2014-2020 (Ideal, 28 de enero de 2020)

  1. Ogíjares – Gójar.
  2. Huétor Vega – Cájar.
  3. Albolote – Atarfe.
  4. Churriana de la Vega – Cúllar Vega – Vegas del Genil.

1. OGÍJARES – GÓJAR

Proyecto de unos 2 Km de longitud con un presupuesto de cerca de 1 millón de euros. Se trata de una acera bici de 1,25 metros de ancho por sentido (en unos tramos de doble
sentido, en otros de un solo sentido; en unos tramos a un lado de la calle, en otros al otro lado y en otros ocupando todo el ancho de la acera) que discurre por la travesía urbana consolidada de todo Ogíjares y una parte de Gójar.

Casi un millón de euros para destruir y ocupar las aceras consolidadas, ya de por sí estrechas, en el casco urbano de Ogíjares y Gójar.

Enlace al proyecto AQUÍ

Breve análisis y propuestas alternativas para su solución AQUÍ

2. HUÉTOR VEGA – CÁJAR

Acera bici de doble sentido de circulación (en algunos tramos de 1,25 m por
sentido y, en otros, de 1,5 m por sentido), ubicada en el lateral derecho de la calzada (sentido Huétor Vega-Cájar). Su recorrido es desde la frontera de los términos
municipales de Granada y Huétor Vega (es decir, aproximadamente desde la gasolinera) hasta un poco antes de llegar al puente sobre el río Monachil. La longitud total es de unos 2 Km.

Casi un millón de euros para que los ciclistas no puedan tomar ninguna de las calles de Huétor Vega. Claro ejemplo de ruta del colesterol, para ir del punto de inicio A al punto final B, impidiendo la diversidad de itinerarios que actualmente puede realizar un ciclista. Además, es una vía estrecha y no ofrece suficientes distancias laterales de seguridad.

Enlace al proyecto AQUÍ

Breve análisis y propuestas alternativas para su solución AQUÍ

3. ALBOLOTE – ATARFE

Discurre por el casco urbano de Albolote, por la carretera entre Albolote y Atarfe y por el casco urbano de Atarfe. Su carácter es de doble sentido de la circulación a un lado de la calzada. En algunos tramos en el lateral derecho y en otros en el izquierdo. Tiene una longitud aproximada de 4 Km.

Casi un millón de euros para impedir a los ciclistas tomar cualquiera de las calles del casco urbano de Albolote y de Atarfe, así como de otros caminos situados en el lado opuesto de la vía ciclista. Está pensada como ruta del colesterol, desde el punto A al punto B, sin considerar la diversidad de itinerarios que un ciclista puede tomar actualmente sin la presencia de esta vía ciclista. Además, es una vía estrecha y no ofrece suficientes distancias laterales de seguridad.

Enlace al proyecto AQUÍ

Breve análisis y propuestas alternativas para su solución AQUÍ

4. CHURRIANA DE LA VEGA – CÚLLAR VEGA – VEGAS DEL GENIL

Entre Churriana y Cúllar Vega tiene forma de acera bici de doble sentido de circulación (1,25 m por sentido) en el lateral izquierdo de la carretera. En el casco urbano de Cúllar Vega toma la forma de ciclocarril 30 (para cada sentido, la bici integrada en el centro del carril de la calzada). Y, finalmente, en el tramo entre Cúllar Vega y Purchil, tiene forma de acera bici de doble sentido de circulación (1, 25 m por sentido), en un tramo en el lado derecho y, en el último tramo, en el lado izquierdo. En total, tiene una longitud de unos 3,5 Km.

Es la única de las intervenciones anunciadas que, en zona urbana, va a integrar a la bici en el centro del carril de la calzada para evitar colisiones típicas, dotándole del suficiente espacio (anchura, ángulos de visión y distancias laterales de seguridad adecuadas). En cambio, en zona interurbana vuelve a cometer los mismos errores que en los otros tres proyectos: impide a los ciclistas tomar caminos y acceder a servicios ubicados en el lado opuesto a donde se proyecta la vía ciclista y, además, ésta no ofrece la anchura suficiente, ni las debidas distancias laterales de seguridad. El coste total es de cerca de 900.000 euros.

Enlace al proyecto AQUÍ.

Breve análisis y propuestas alternativas para su solución AQUÍ.

Todas estas vías están señalizadas la R-407a, es decir, señal de vía ciclista de uso obligatorio. Lo cual genera indefensión para aquellos ciclistas que no la usen por diversos motivos: Para tomar una calle o camino que está situado en el lado opuesto de la carretera donde está ubicada la vía ciclista, para ir en pelotón deportivo, para circular a una velocidad superior a la que es posible hacerlo en la vía ciclista debido a su estrechez, etc. Además, independientemente de la señalización, el artículo 36.1. del Reglamento General de Circulación indica que los ciclos deben circular por aquella vía específica en caso de existir, en caso contrario lo harán por el arcén y, sino existe ni lo uno ni lo otro, por la parte imprescindible de la calzada.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s