Protocolo en caso de accidentes ciclistas

Tras sufrir una caída debido al estado de la vía o una colisión contra otro vehículo, peatón o animal y se está seguro de no tener golpes o lesiones importantes, se aconseja intervenir activamente de la siguiente forma:

  1. Contactar con los servicios de emergencias (112) si hay personas que han sufrido daños importantes. Llamar a la policía local (092), si el accidente es en vía urbana, o a la guardia civil (062), si es en vía interurbana, para que levante un atestado aunque el accidente haya sido de escasa importancia.
  2. No modificar la posición final de los vehículos involucrados si no comprometen la seguridad vial. Tomar fotos de la posición final de los vehículos, de los desperfectos propios o ajenos, del estado de la vía y la señalización, de las heridas y de la ropa u otros objetos personales que hayan sido dañados.
  3. En el caso de que el accidente haya sido provocado por el otro (un conductor, un peatón o un animal) y hayan habido daños físicos o materiales, recabar datos del causante del accidente: nombre y apellidos; marca, modelo y matrícula del vehículo (si es el caso); compañía de seguros y número de póliza (si lo tuviera); y un teléfono de contacto. En el caso contrario nos solicitarán nuestros datos y si tenemos seguro de responsabilidad civil les daremos los datos correspondientes.
  4. Tomar los datos personales y contacto de los testigos e informar a la policía de quienes son.
  5. Examinar los daños sufridos en la bicicleta, informar de ellos a la policía y, posteriormente, pedir un presupuesto para su reparación.
  6. Solicitar el atestado policial para verificarlo y, en caso de error importante, pedir ampliación del informe.
  7. Acudir inmediatamente al servicio de urgencias para un examen exhaustivo y pedir que se recoja en el informe de asistencia que las lesiones (si las hubiera) tienen origen en un accidente de tráfico.
  8. Guardar todos los datos y documentos y anotar todo lo que se recuerde. Toda la información recabada hasta ahora es de utilidad tanto para defenderse, si somos el causante del accidente, como para hacer una denuncia, en el caso contrario. Si es esto último, hacer la denuncia civil, la penal o la reclamación de responsabilidad patrimonial, según sea el caso.
  9. Informar a la compañía del seguro de accidentes, si se tiene, para que cubra los gastos contratados derivados del accidente, independientemente de que seamos o no los causantes. Si el accidente ha sido causado por el otro implicado, tendremos que informar a la compañía aseguradora propia para que realice la reclamación. Si no se tiene seguro, contactar directamente con la compañía aseguradora del contrario para reclamar los daños. Si el contrario no tiene seguro, le llegará la denuncia.

© Todos los derechos revervados Jordi Tatay y Rafa Roman. Granada, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s